sábado, 2 de noviembre de 2013

Nada es lo suficientemente pequeño e insignificante como para ignorarle o subestimarle. Las avalanchas empiezan a formarse a partir de unos cuantos corpúsculos o granos; igual las montañas y todo cuanto hay.