sábado, 19 de septiembre de 2015

En realidad no existe motivo para quejarme. La realidad... la condición dual de las cosas es sólo un prejuicio de mi discernimiento cuando empata o rechaza todo lo que no soy; y de acuerdo a los intereses temporales del mismo. Discernimiento incómodo que desaparece apenas poco, cuando dejo de pensar... Cuando no pienso en la molesta realidad que me circunda, inclusive a pesar de mi poco interés en ella.


Soy Erick Guzmán: puedo hacer, pensar, decir o tocar lo que me de la puta gana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario