domingo, 20 de noviembre de 2011

Sueños Peregrinos

XXIV

Justo cuando callas es cuando más te entiendo
Tu parloteo constante me distrae de ti misma
Apenas puedo escuchar tus lamentos
silentes al cuarto para la vida

.-¿A qué hora dices, maldito?
.-A tu vida con 45
.-¿Cuándo es eso?
.-Cuando conviertes a tu infernal boca en la entrada a mi salida
Mi salida de tu vida que es
el infierno con saliva.

Duerme la niña arropada hasta el cuello
mientras en sueños se desnuda
Su sueño favorito es el del camello destetado
que joroba doblemente cada una de sus dudas

La veo descender cada noche de la consciencia al sueño
El sueño que desde niña la alimenta con leche de hada
Sueños peregrinos, mi niña. Sueños sin dueños donde sigo siendo nada.

XXIII

Mentí por dentro y mentí por fuera. Sigo buscando detrás y debajo de todo frivolidad para para ver si te encuentro; para ver si doy contigo a pesar de todos tus rostros, de todos tus nombres y de todos tus cuerpos.
Seguiré buscando: necesito matar la agonía de esperarte.

XXII

Eres la comida favorita de mis letras
cuando de eructar se trata
El alivio posterior es semejante
al júbilo de un pueblo
cuando cuelga al dictador.

Si de jugar a las promesas se trata
he aquí la mía, arquitecto hecho con las patas:
a la vuelta y vuelta de mis runas, cuida de no quedar
bajo la mirilla y sodomía de mis letras.
Porque te prometo que de hacerte suyo,
quedarás más abierto que aquél ángel que tocaba las trompetas.

viernes, 18 de noviembre de 2011

31

En algún momento del futuro te recordaré.
Para entonces ya no coincidirás con el contenido de mi recuerdo;
tampoco yo con el tuyo. La coincidencia entre él, tú y yo será una reminiscencia innecesaria, una cosa de mas.